La Observante Tóca

Proyecto escritural de poesía textual, sonora y visual.

"Los objetos en sí mismos transparentan el símbolo que los dirige y sustenta. La huella del objeto es el balbuceo de ese símbolo."
"Pliegues: desembocadura del gesto de un brazo o una rodilla, notaciones del cuerpo. El ritmo de esos dobleces, signatura del tiempo y sus silencios."
"La fragilidad del vestigio, su múltiple diálogo con los cuerpos. La otredad y sus entonaciones: símbolos áuricos, cuarto oscuro, plexo."
"Mientras el mundo calla, entre muros se esparcen los susurros. Acantilado donde las voces profesan el tiempo de la sangre."
"Palabras no dichas o palabras como cuerpo. Enunciado y despliegue sostenido de sobrevivientes. Salvaguarda de memoria conjunta en un puro existir herido."
"A tientas, con la punta del pie, en la fragilidad de la envoltura o la piel que lame heridas, se desenvuelven los plisados de un gesto. Todo cuerpo remite a un abismo, temblor de mano y palabra."
"Más imperioso deseo que el que ofrendan las manos, más abajo, en la fisura del suelo, se infiltra, hiende. A su peso se muestra el deseo de adherirse y quedarse en forma, como idea fija. Es el agua, feroz y testaruda, que no conoce la muerte."
"En el borde, horizonte milenario de vestigio, la trazadura de esa primer historia. Puesta en voz, boca semiabierta, onda áurica, cobijo de palabra para decir casa, mano, barro; en mundo de sombras habrá de encontrarse el silo."
"Manto de aire, erudición de piel ante canto. ¿Qué muere en células, en corvas, en cuerpos afincados en lechos? Bajo la mirada de una mujer, ese hombre desata el viento."
"Perturba el silencio sólo si, sólo si. La belleza reside en guardar ese primer olvido. Ese tedio. Sobre el abismo se acuna la espera. Memoria subcutánea, casi femoral, donde la palabra "aquí", vacío de estancia y asidero, se ata a la garganta y libera."
"Comienza, en ambigüedad, la noche. Las siluetas, fotografiadas, suplen el tono de voces en las calles. Semanas y semanas en terraza ajena. Resplandece la lluvia. Silencio ante la inminencia de otro cuerpo."
"Ante la ausencia, el encuadre, la posibilidad del trayecto, la ruta de los bordes, la complejidad de un doblez; sagrados ministerios son las huellas de las nucas sobre el lecho."
"En la punta de los pies el mundo, la salvia, el oficio de extrañamiento ante ruidos y rumores. Cenizas y marcas de un territorio que ha aprendido a gestar lenguaje entre los orificios de lo que se da paso a tientas."
"Se alista la mirada hacia un territorio ya desconocido. Se alistan falanges y nudillos a bajar la guardia. Hay algo, sin embargo, un sigilo, cierto tramo de hilo que desdibuja rostros, un cardo herido de tajo, un aliento zigzagueante que detienen al cuerpo. En esta orilla, el tiempo, es ocaso que declina su luz para cesar de golpe a la muerte."
"Isla o floresta. Jardín de abetos, costa o amasijo y caudal de timbres. Mañana a mañana, en polisílabos que llevan resinas milenarias y balbuceos, arder en permanencia hasta sitiar la piel en lo audible de la transpiración."
"Herimos el aire. Herimos al llanto. Herimos las sales. Cuerpos de barro y origen. La paradoja del fuego es su estancia de temblor silente."
"Incluso el aire, levitación de tiempo, es ya suceso que se hace signo. Brazadas entre oleaje de miedo, desaparece al escuchar, labios entre labios, el sonido inicial de un beso."
"Una oración, un acuerdo, silencios, horadaciones: embonan los gestos. Eso estaba ya en la plegaria, entre los muros de la ciudad cerrada. Gramática del roce."
"Comienza el día. Golpe de dados. Germinativo el destino de la infancia. Cabello arremolinado, sonrisas zumbantes. Un petirrojo en extravío pía desde la ventana."
"Cierta irregularidad en la forma. Apenas un guiño. Palidez y densidad del sueño. Extractos de limón amarillo, colina revuelta de fresnos: ópalo de fuego donde se guarda el titubeo de mosquitos invisibles."
"Pieza de historia y perplejidad. Mismos contornos en tiempos sucesivos. Olas de una misma fuerza y ferocidad rupestre. Cabeza sin fiebre. Rostro inclinado hacia un costado. En el bajo tono del almohadón de plumas ya canta la monstruosidad de un ave."
"Remiendos, como suelo o territorio de la angustia. Surcos, valles y un llano donde se quiebra la voz para amortajar a los ausentes. Ella, en su hilado de lenguas, teje y desteje los nombres de los hijos entre los sueños de un lecho. Milenario es el balbuceo de los hombres."
"Desde la grieta la ausencia y el llamado, trama y urdimbre, sospecha de un susurro que proviene de cueva. Rondan ahí nombres y apellidos de la nación que oculta entre sus pobladores un cuerpo. Un solo cuerpo. Toda la ceniza de un volcán no alcanzaría para enterrarlo."
"La propiedad de los cielos para un creyente es que en ellos la mirada se desvanece en la saciedad del tiempo."
"Cruje la tierra, el cuerpo sabe de sus definiciones. Inclinación de los astros sobre un eje; en la espalda se eriza la piel. Temblor y curvaturas de músculos. Andrómeda canta en medio de la galaxia su futura colisión."